Reto: 21 días sin redes sociales. Parte 1


¿Nunca han pensado cuantas horas se la pasan en Facebook o Instagram? ¿Qué podrían estar haciendo con ese tiempo? ó ¿qué tanto influyen estas redes en nuestro diario vivir y nuestras emociones?

Nadie diría que una verdadera adicta y promotora de las redes sociales haría esto, pero ya llevo 10 días y ha sido toda una montaña rusa llena de emociones, pero sobre todo mucho aprendizaje.

Para el que vaya a leer esto antes de que esté en mis redes sociales (porque sí pienso volver), este reto empezó desde mi misma. Probablemente ya exista y alguien más lo haya hecho pero nació desde lo más profundo de mi ser, de una necesidad muy personal. En este momento mi trabajo me permite separarme de redes como Facebook e Instagram y como mi subconsciente tomó el control, decidí ver qué pasaba si las evitaba del todo.

Me vi a mi misma teniendo una adicción, y siempre recuerdo cómo mi mamá me decía desde pequeña que nada en exceso es bueno. No importa que sea positivo o negativo, o que no dañe a nadie como las redes sociales; el punto es que me estaba comiendo muchas, muuuuchas horas de mis días y para mi ya eso es un exceso.

Así que decidí someterme a mi misma a un experimento, ser yo misma la rata de mi propio laboratorio. Y así he empezado a hacer un diario (no diario) de lo que pasa sin redes sociales.

Día 1: 12 de enero. 6:30 pm.

Decido dejar las redes sociales (Facebook e Instagram específicamente)

¿Por qué? Porque mi mente produce mil ideas y pensamientos por segundo y las redes sociales sólo lo están multiplicando y no de una manera positiva.

¿Mis preocupaciones?

  • Mi blog, que no parezca constante. Perder a quienes con tanto amor me escriben o me visitan por medio de las redes sociales.
  • Perder lo que pase en el mundo. Noticias, eventos, grupos.
  • No ver la vida de mis amigos ¿me perderé de algo importante?
  • Es como no existir en el mundo digital. Un gran miedo para una persona tan digital como yo

¿Mi propósito? Quiero saber cómo voy a reaccionar. Quién soy sin las redes y qué voy a hacer con el tiempo que invierto en Facebook e Instagram.

Aquí un audio del primer día. (Me atreví a hacer un audio por primera vez para ilustrar mejor lo que siento)

Día 2: Darme cuenta

Soy consciente de que uso redes sociales cuando estoy aburrida o no sé que hacer con mi tiempo libre. Quiero saber qué están haciendo los demás

 

Día 3: Sigo con Freud

En el libro que estoy leyendo “Psicología de las masas y el análisis del yo”, Freud menciona a McDougall y su libro The Group Mind.

Me llaman la atención las “5 principal conditions” para que la vida anímica de la masa se eleve de nivel. (En el audio las explico mejor)

  1. Continuidad, persistencia con la masa
  2. Representación acerca de la naturaleza, función, operaciones y exigencias para crear un vínculo afectivo en conjunto
  3. Que la masa tenga similitud con otras, pero que a la vez se diferencie o rivalice.
  4. Que dentro de la masa haya una especialización y diferenciación de operaciones que corresponden al individuo. (¿qué tiene que hacer el seguidor de la masa?)

Día número 5. Me da un ataque de ansiedad y

Así se ve mi cama mientras escribo algunas veces, solo cambia el libro o la posición

Escribo sobre cómo escribir puede ser una terapia contra la ansiedad. Acá el blogpost. 

Día 8. Después de la tormenta viene la calma

Me siento super tranquila, no necesito estar pendiente del celular y hasta había olvidado un poco el reto. Le comenté al menos a 3 personas que para sorpresa borraron inmediatamente sus aplicaciones sociales del cel y se me unieron en el reto. Es divertido cómo me cuentan que tratan de buscar las apps en el celular inconscientemente.

Ayer hablaba con mi roommate de las construcciones sociales y de qué impacto tienen en el ser humano a nivel individual. Puede ser muy positivo o muy negativo, es cuestión de percepción.

Hablabamos en específico del divorcio, tan estigmatizado por la sociedad y tan mal visto. Claro, todo mundo quiere casarse y que dure toda la vida.

Yo le dije que personalmente no le tenía miedo ni al matrimonio ni al divorcio; veo ambas como oportunidades. Le comenté a ella que para mi el divorcio podría ser algo maravilloso porque estoy segura de que puede venir acompañado de muchas enseñanzas, mucha paz y una nueva vida. Es parte de soltar, de dejar ir. Veo la vida como un ciclo y apegarse a un “ideal social” del matrimonio para toda la vida puede ser muy dañino cuando ya no da para más.

Día 9. Domingo 21. ¿Por qué dejamos de hacer lo que queremos hacer?

A las 12 media noche escribí sobre: 7 razones por las que dejamos de hacer lo que queremos hacer

(No me pidan mucho, tal vez hasta lo escribí medio dormida)

No podía faltar mi foto en este carro en Cuba

  1. Nos autosaboteamos. Nosotros mismos nos encargamos de llenarnos de pensamientos negativos y miedos
  2. Pensamos que no somos lo suficientemente buenos para lograrlos. No creemos en nosotros mismos
  3. Tomamos otras alternativas manejados por el miedo y la incertidumbre
  4. Sentimos que no tenemos apoyo o comunidad. Que estamos solos. (Tenemos miedo a ser pioneros)
  5. Nuestras energías están bajas para ir contra las reglas, contra el sistema. Tenemos las energías tan bajas que no podemos diseñar la vida que queremos. Entonces nos resignamos con lo que tenemos y lo que nos rodea.
  6. Estamos en la zona de confort y no sabemos cómo salir
  7. Esperamos hasta estar muy mal o tocar fondo para tomar acción y hacer un cambio. ¿Por qué no hacer algo cuando estamos bien?

Día 10. Lunes 22 de enero. Acomodando pensamientos

Me respondo a preguntas como: ¿Qué quiero hacer? y ¿cómo lo voy a hacer? seguido de un plan. Que me lo guardo por ahí 🙂

Para finalizar 7 nuevas lecciones:

  • He aprendido cómo utilizar mi tiempo en actividades más productivas
  • He dedicado más tiempo a ser consciente con lo que hago en mi vida y cuál es mi siguiente paso
  • Las redes sociales estaban siendo una distracción para autoignorarme o evitar lo que tenía que hacer
  • Ver tanta información y distracciones por tanto tiempo me estaba desenfocando y enrredandome
  • Ha sido un tiempo valioso para tener más paz y claridad

 

Dejémoslo hasta aquí porque llego casi que a la mitad de mi reto. Nada más me queda decir que hoy 23 de enero, en mi día 11 tuve un almuerzo lindísimo con 2 personas de mi trabajo que se me unieron en el reto.

Aparte del análisis que hicimos sobre cómo nos estaba afectando positivamente el no utilizar redes sociales, un compañero se abrió a contarnos una historia muy personal que nos dejó con mucho amor en el corazón y miles de ganas de actuar por causas sociales.

Es verdadera magia cómo volvemos a conectarnos con el mundo real, con nosotros mismos y con la persona que tenemos al lado. Con lo que está aportando directamente en nuestra vida aquí, ya y ahora.  

mm
sofia
About me

Empírica, experimental. Relacionista Pública de profesión. Amante de explorar cómo se relaciona el ser humano en entornos sociales, espirituales y personales.

6 Comments

Sakura
Reply 25 enero, 2018

Me parece buen reto para conocernos a nosotros mismos otra vez, siempre e pensado que las redes tienen su lado positivo y negativo depende como queramos utilizarlas, en mi caso deje el Facebook hace 3 meses y no me hace falta en realidad tampoco tengo intención de abrirlo otra vez, pero en algún momento no me quedará de otra porque es necesario para ver ofertas laborales de mi carrera y muchas las publican ahí, pero voy hacer el reto con el instagram que ese si utilizo todos los días. Saludos

    mm
    sofia
    Reply 25 enero, 2018

    Gracias por tu comentario Sakura :) creo que las redes sociales no son ni positivas ni negativas; se moldean de acuerdo a cómo nosotros las utilicemos. Es una total sorpresa que desde hace 3 meses hayas dejado de utilizarlas, tus razones tendrás. Sería interesante que contaras tu por qué.
    Personalmente creo que es un buen detox dejarlas por un rato, al menos no tenerlas en el celular es una excelente opción. En fin, hay que hacer lo que sea que nos haga sentir mejor. ¡Un abrazo!

      sakura
      Reply 17 febrero, 2018

      No había escrito sobre el porqué deje el Facebook antes, a veces es necesario no saber nada de nadie, en mi caso no era una persona que entrara todos los días, pasaba semanas sin entrar y cuando lo deje no me hizo falta en este momento diré que no lo he abierto y tampoco tengo intención de hacerlo, hay situaciones que te hacen replantearte de muchas cosas, me paso una situación que me dio un empujón para cerrarlo, puede ser que lo hice por otros o no, pero las redes a veces demuestras situaciones muy hipócritas, fachadas que hacen que una piense y confirme que no todo lo que se muestra es verdadero y es algo que siempre ha sido así y he pensado así, puedo decir que lo bueno del facebook son las páginas que me demuestran lugares para conocer y algo relacionado con eso pero saber mucho de las personas no es algo que necesite.
      Hice el reto de 21 días con la única red que me queda Instagram, yo a esta red si entraba todos los días, al no hacerlo al 4 día si la extrañe jeje, pero me aguante, me dio gracia en el transcurso de los días en que hay tantas imágenes que depende del estado de ánimo que una tenga ponemos un like y casi no analizaba el contenido, ahora sí, a veces hay cosas que se contradicen y no todo es creíble aunque siempre he pensado eso, pero ahora he comprendido más, la verdad cuando lo empecé no tenía miedo de perder amigos pero si sabía que me perdería de ciertas cosas, me gusta saber sobre eventos y así.
      Si puedo decir que tenía más tiempo, leía mucho y me dedicaba a comprender más, me ponía a pensar sobre mi vida, mi día 21 fue el 14 de febrero y fue un día tan normal para mí, no me dieron ganas de abrirlo seguía normal iba a cumplir los 21 días, es un reto muy bueno me hizo pensar que puedo vivir sin una red social, me acordaba cuando estaba en la escuela, colegio y nada de esto existía era algo muy diferente, si te digo lo único que extrañaría son los lugares nuevos y bonitos que enseñan muchas páginas, y conocer personas interesantes.

        mm
        sofia
        Reply 18 febrero, 2018

        Hola Sakura, mil gracias por compartir tu experiencia. No es casualidad, todo lo que comentas también lo viví. Y sí te entiendo, vuelvo a las redes por periodos. Por temas que me interesan y a buscar páginas en específico, me di cuenta que no es algo esencial en la vida y vale más sentir conexiones reales con quienes nos rodean y dejar un poco de lado la segunda imagen digital que tenemos. ¡Un abrazo y de nuevo gracias por compartir tu experiencia!

Flor
Reply 6 febrero, 2018

Hola, trabajo manejando las redes sociales de una marca y el 100% del tiempo de mi horario laboral estoy metida en ellas. Me gustaría alejarme de las redes; sin embargo, esto me lo impide. ¿Crees que si me alejo de mis redes sociales personales lograré cumplir este reto?

PD: me encantó leer toda tu experiencia.

    mm
    sofia
    Reply 9 febrero, 2018

    Hola Flor, te entiendo al 100% porque este ha sido el dilema de mi vida: vivir en las redes sociales por trabajo. Creo con toda seguridad de que alejarte de tus redes sociales personales y ser consciente del tiempo que les dedicas te va a ayudar muchísimo. Solo el hecho de no tener las aplicaciones de redes como Facebook, Instagram o Snapchat en el celular te va a ayudar millones.
    Por otra parte, no sé que utilizas en tu trabajo pero herramientas como Hootsuite o el Business Manager de Facebook pueden ser muy útiles para hacer el reto sin dejar de lado tu trabajo y no utilizar tus cuentas personales.
    Una alegría total que te haya gustado leer mi experiencia, si lo haces contáme. Me encantaría saber cómo te va. ¡Abrazos!

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *