¿Cómo percibimos el éxito? Sobre construcciones sociales


A veces mis artículos salen de conversaciones con mi comunidad de personas superpoderosas; de verdad que es maravilloso todo lo que cada uno de nosotros tiene para aportar al mundo.

Estos días he estado hablando mucho sobre la percepción del éxito y cómo ciertas construcciones sociales nos han nublado la cabeza hasta hacernos creer que NO somos exitosos.

Si buscamos en Google, esta es la primera definición de éxito: “El término éxito proviene del latín exitus, que significa “salida”, de ahí se determina que éxito se refiere al resultado final y satisfactorio de una tarea. Si bien es cierto que el contexto del éxito se basa en el triunfo obtenido en una circunstancia, no necesariamente tiene que ser absoluta. Se considera éxito una acción a la que se le vio resultados positivos, más no que sea una contienda que haya superado las expectativas. El éxito se obtiene a partir de la buena gestión y organización de las actividades a realizar, a fin que nos encontremos con los resultados esperados o aproximados.”

Ahora mi pregunta sería: ¿cuántas veces ha logrado concluir una tarea satisfactoriamente?

Foto en la cima de Tent Rocks, New Mexico. USA

¿Cuántas veces ha triunfado ante una circunstancia? No contemos por dimensiones; cualquiera. Estoy segura de que quien sea que lea esto ya es exitoso(a) porque ha logrado algo que le cause satisfacción en su vida.

 

El problema a veces es que la sociedad en conjunto ha deconstruido mucho nuestra percepción de éxito y lastimosamente la publicidad y las redes sociales como gran herramienta han formado parte de esto. El resultado ha sido percepciones erróneas como por ejemplo creer que alguien es exitoso(a) porque tiene una linda relación de pareja o porque es gerente de una gran corporación; mientras que por otro lado quién se divorcia o quién se encuentra desempleado es una persona poco exitosa.

 

A esto decirle: ¿sabe de dónde vienen los mejores momentos de nuestra vida? Después de un vacío, después de una pérdida…pero digo después porque la claridad viene justo cuando somos conscientes al nivel de poder abrazar nuestro faltante o problema. Esto porque después de atravesar y aceptar la polaridad oscura en nuestra vida, nuestra mitad luminosa se expande y en otras palabras podemos atravesar esa “tarea” o “circunstancia” de mejor manera; lo que se traduce en éxito.

¿Es posible que podamos cambiar el chip? Porque personalmente puedo decir que cuando quedé desempleada tuve uno de los mejores viajes de mi vida y empecé mi primer negocio digital. Y cuando he estado soltera, es cuando más he evolucionado a nivel profesional y cuando más me he reencontrado con mi esencia interior.

 

¿Es posible que confiemos en la vida y nos consideremos ya exitosos? Sí, exitosos abrazando nuestra luz y oscuridad porque somos un perfecto ying yang.

 

A veces se nos pasa el tiempo, y se nos va la vida tratando de alcanzar estándares imposibles de éxito o felicidad. Nos olvidamos tanto TANTO de disfrutar el proceso que nos morimos sin saber vivir, y eso sí que es muy triste.

 

Es muy triste también cuando vivimos en una lucha constante; lucha contra lo que es, lucha contra nuestra realidad, lucha contra los demás y en un final lucha contra nosotros mismos. A veces es parte del proceso, pero es agotador y un definitivo aletargador de nuestro desarrollo interior. Cuando vibramos en negación, el Universo se cierra… por otro lado cuando abrazamos, agradecemos y aceptamos tomamos entonces más poder para crear una nueva realidad.

 

Todo, todo, cada partícula de su ser y de su vida en este momento es perfecta tal y como es. No tiene que haber descubierto la cura del cáncer, no tiene que ser dueño de una multinacional, ni tampoco tiene que tener el cuerpo de “inserte su estándar aquí”. Usted es perfecto(a) tal y como es, y su misión como ser humano es estar en paz con su realidad actual, y permitirse abrazarla de tal manera que expanda vibraciones más altas para que eventos más grandes sucedan en su vida.

 

Yo sé que somos seres humanos sociales y nos nutrimos de otros, pero la luz empieza por uno mismo. Recuérdese que ya es exitoso(a), que ya es valiente, que ya es merecedor, que ya por su propia existencia tiene un valor inmenso y que el Universo sabe porque lo tiene en esta situación en este momento. Abrácese YA con lo bueno y lo malo, y nunca nunca se detenga a comparar su balanza con la de nadie más en este mundo. Ya cada quien nace con autenticidad en su ser y no hay manera de que su realidad sea igual a la de alguien más. En eso está la belleza de la vida.

mm
sofia
About me

Empírica, experimental. Relacionista Pública de profesión. Amante de explorar cómo se relaciona el ser humano en entornos sociales, espirituales y personales.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *