¿Cómo evitar relaciones tóxicas y corazones rotos?


Resumiendo la idea principal de esto, sea cual sea su situación sentimental: soltero(a), casado(a), con pareja, pasando por una ruptura o tratando de salvar una relación; la solución es la misma. Se trata de estar bien con uno mismo, estar completo, en paz, lleno y con los pies en la tierra.

 

Voy a enfocarme aquí un poquito en los corazones rotos, porque casualmente esos con los que he hablado últimamente me han inspirado a escribir esto.

 

La mayoría del tiempo lo que más nos afecta es no dejar de pensar en esa persona. ¿Por qué? PORQUE LO ESTAMOS EVITANDO, y porque el evitar alarga el sufrimiento. Como le dije a mi amiga: “Dese su tiempo para pensar en él, para aceptar la situación. Enfrentar lo que es, sus miedos, dejar ir y finalmente fluir con esa mezcla de emociones. Después de todo eso, de sacarlo y enfrentarlo va a poder ver con más claridad. La mayoría del tiempo pasamos evitando lo que nos duele pero no nos damos cuenta de que es “la idea” que nos duele no lo que realmente es. Desde mi perspectiva yo veo una mujer increíble, admirable a la que el Universo le da la gana quitarle lo que tiene para que se salga de la zona de confort y se de cuenta que merece lo mejor”.

 

Y no es mentira, tengo la suerte de tener amigas como ella que es triplemente exitosa a nivel profesional, con un corazón de oro y una actitud que mueve montañas. Pero que como todos tiene que pasar por estas bajas para aprender que merece un amor más lindo.

 

El problema de todo esto es cuando nos resistimos, porque la resistencia a “lo que es” crea dolor. El dolor perpetuado crea sufrimiento y la terminamos de hacer enredamos con mil historias de lo que fue y lo que podría ser. En otras palabras, la otra persona no es la que nos está haciendo daño,  es nuestra propia mente, somos nosotros mismos. En vez de pelear con esa persona más bien digamos GRACIAS, porque nos está liberando. Nos está obligando a estar bien con nosotros mismos para vibrar más alto y tener algo mejor.

 

Porque aquí ninguno venga a decirme que después de estar bien solo o sola se relaciona con alguien peor. (y si esto le pasa lo invito a escribirme) Una vez que nos liberamos de lo que tenemos, subimos de nivel, encontramos algo mejor.

 

Voy acá con algunos temas importantes que le pueden servir a esos corazones rotos o a esos que se relacionan tóxicamente una y otra vez:

1. Respete su espacio personal, aprenda a estar solo y con su gente. Sepa estar solo y con sus amigos y familia aparte de su pareja. Sin esto está perdido, “been there, done that”. Si usted no sabe quién es solito o solita y está tranquilo y completamente feliz con eso, ¿cómo lo va a estar con una pareja?. De acuerdo que cuando estamos con quién nos gusta es un éxtasis y queremos estar juntos todo el tiempo, peeeero estar solos nos da tiempo para encontrar esa pasión y amor no en otra persona sino en otra actividad. Estar con nosotros mismos nos da chance de auto descubrirnos. Se trata de tener un balance entre tiempo en pareja, tiempo solos y tiempo con nuestros amigos y familia. Acá puede leer más sobre cómo ser buena compañía a solas.


2. Costumbre, el mal de todas las parejas.
Rompa hábitos, experimente. Todos nos cansamos de lo mismo, por eso es necesario el cambio constante. Explore rincones de su mente y alma que haya dejado de lado. Aprenda de un nuevo tema, practique un nuevo deporte, salga con otra gente. No espere a que su pareja le diga que mañana empiezan boxeo juntos, hágalo usted solito(a).


3. Miedos.
Prometo que tengo un futuro blog post de “Miedos y dependencia” porque me leí un libro increíble y quiero compartir más sobre esto. Aplicado a las relaciones sería: los miedos causan inseguridad, incertidumbre, agotamiento, insomnio…y ahí sigue la lista. Luego lo trataré a más detalle pero ¿de qué sirven los miedos aquí? ¿van a aportar más a su relación? analice el hecho que está ligado al miedo no el miedo en sí. ENFRÉNTELO y déjelo fluir. Si es miedo a que su pareja lo deje, pues que se vaya si se tiene que ir. Miedo a que le sea infiel, ¿a qué está ligado ese miedo? ¿será que piensa que usted no es suficiente? Desmenuce esos miedos, enfréntelos y suéltelos.


4. No se haga historias mentales.
Yo JURO que esta es la más difícil porque a todos nos gusta hacer suposiciones y creer que alguien ya no nos quiere o que no somos suficiente o cualquier otra historia, pero la realidad es que no vivimos en el plano mental de la otra persona. Lo único que logramos con esto es hacernos más daño. Solución: Hablar, llegar a acuerdos, ser claros. (Esperemos que pronto llegue la telepatía)


5. Tener paz mental, estabilidad emocional y espiritualidad.
Los tres pilares que nos sostienen. Si esa persona está metiéndose en alguna de esas mejor chao, chao. No digamos que esa persona es mala o es un desastre, sino más bien que no está en nuestro mismo plano mental o espiritual. Aceptémoslo por más que nos duela, como le dije una vez a alguien: “yo soy Sofía, la que está aquí presente frente a usted, no la que fui, no la que soy en sus sueños ni la que podría ser a su lado”. No todos hacemos match (gracias al Universo), a veces hay que aceptar que simplemente ya cambiamos y no podemos con la misma persona a nuestro lado.


6. Esto me lleva a El poder del ahora. Nos la pasamos idealizando a la otra persona, generando expectativas, creando sueños y un futuro que están basados en nuestros deseos personales y egoístas. ¿Y el ahora qué? El ahora es lo que construye el futuro, si lo descuidamos no hay ningún futuro. Si no cuidamos el presente lo único que vamos a ganar es un “gracias por participar”. Si hay metas, sueños o propósitos en común se hablan. Esas imágenes mentales futuristas a veces son puros ideales y producto de un romanticismo bien vendido por Hollywood. Viva al 100 este preciso momento que está experimentando, sea bueno o malo vívalo, siéntalo.


7. El romanticismo hollywoodense.
Peleas, dolor, sufrimiento, reencuentro, sexo salvaje, amores enfermizos. Todo está perfectamente producido para crearnos esa mezcla de sentimientos que nos tira al suelo, nos recoge y nos despega hasta el infinito para volver a caer en lágrimas y peleas. ¿Es realmente el amor que queremos? ¿Queremos realmente invertir tanto tiempo en la incertidumbre de ese amor romántico?. Digo Hollywoodense por ponerle un término, aquí no se escapa toda esa música romántica basada en la dependencia emocional, el reggaeton machista y las novelas mexicanas donde los agresores son parte del romance. Empiezo levantando la mano para declararme culpable de disfrutar de algunas de estas cosas pero, ¿qué tanto influyen en mi ideal de amor?

En fin, ¿qué tal si antes de llorar o sufrir por alguien más no vemos dentro de nosotros para entender por qué nos sentimos así?

Hagámonos preguntas: ¿Será que nos estamos resistiendo al hecho? ¿Por qué? ¿Por qué estoy tan ligado(a) a mi zona de confort con mi pareja? ¿A qué le tengo miedo? ¿A qué me aferro? ¿Es realmente amor? ¿Qué es amor para mi?

Yo no le puedo responder, solo usted sabe lo que siente y necesita. Escúchese con atención, deje de ignorar lo que siente.

mm
sofia
About me

Empírica, experimental. Relacionista Pública de profesión. Amante de explorar cómo se relaciona el ser humano en entornos sociales, espirituales y personales.

YOU MIGHT ALSO LIKE

match perfecto
¿Cómo encontrar tu match perfecto con un test de personalidad?
February 07, 2019
masculinidades tóxicas
¿Cómo las masculinidades tóxicas nos afectan a nosotras? 5 acciones que podemos tomar
January 21, 2019
¿Por qué no tengo pareja? ¿Por qué mis parejas siempre son conflictivas?
June 11, 2018

2 Comments

Fiorella Tasso Prkut
Reply 18 noviembre, 2017

Excelente Sofía
Gracias
Anotado.
A ponerle más en práctica.
Saludos
Bendiciones.
Fiorella

    mm
    sofia
    Reply 19 noviembre, 2017

    A recordarlo cada vez que sea necesario, gracias por leerlo Fiorella. ¡Abrazos! :)

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *